ANEI

		
		
ANEI - Asociación Nacional de Empresarios Independientes
volver al sitio Web
 
Funcionamiento
Debates pasados
Inicio Próximos debates Colaboradores
Tipo de cambio como instrumento de desarrollo y crecimiento
Declaración de cierre - moderador
Roy Lavcevic
Roy Lavcevic escribió:
No cabe duda la importancia y reconocimiento de un manejo responsable y prudente en la política cambiaria en los últimos años, aun que es importante reconocer aquellas “imperfecciones” que pudieran distorsionar el mercado cambiario.
08/04/2011

Agradecemos a nuestros invitados quienes compartieron sus ideas y puntos de vista así como los comentarios de los participantes, los cuales son válidos y respetables. La intención de este debate es el intercambio de ideas y opiniones que contribuyan al enriquecimiento en la compresión y propuestas sobre el tema que se aborda.
 
Casualmente hace unos días me encontré con dos notas de prensa que titulan:
“Tiene capital 'golondrino' llegada récord a México” y “El FMI respalda el uso de controles de capital en nuevo marco estratégico”, publicado por Grupo Reforma y Agencia de noticias Efe respectivamente.
 
Estas notas embonan perfectamente como elementos dentro del tema debatido, el cual no se refiere al régimen cambiario sino a un manejo adecuado, dentro de la libre flotación, reconociendo aquellas “imperfecciones” que pudieran distorsionar el mercado y generar efectos desfavorables.

No cabe duda la importancia y reconocimiento de un manejo responsable y prudente en la política cambiaria en los últimos años para beneficio de la estabilidad económica y como la historia nos ha demostrado que éste ha sido el mejor camino.
 
Considero que el punto mas importante es el tipo de cambio real, el cual es poco mencionado y en consecuencia muy desconocido para la gran mayoría.
 
La variación en el tipo de cambio real no necesariamente implica la variación en el valor nominal, que es lo que todos conocemos por que lo vemos, sino principalmente está dado por la diferencia en la variación de precios entre los países con los que tenemos intercambio comercial, lo que nos da como resultado la relación del costo de bienes locales expresados en bienes extranjeros. Este es el verdadero problema para México, una economía donde nos abren a la competencia internacional pero manteniendo monopolios al interior (privados y públicos), lo que genera costos crecientes en muchos insumos, encareciendo la producción nacional y dificultando competir con el resto de países. Y a esto debemos agregarle los flujos de divisas que no necesariamente pueden ser de beneficio, ya que distorsionan el mercado cambiario y afectan a la economía real (producción de bienes y servicios) en el intercambio comercial con los demás países.
 
Los gobiernos y bancos centrales tienen en sus manos los instrumentos necesarios para orientar la economía a una determinada dirección. En las últimas décadas hemos visto países con un crecimiento económico acelerado y otros menos afortunados. Vale la pena detenernos a ver que hicieron aquellos con un alto crecimiento y analizar el pragmatismo en su receta económica.
 
Debemos orientar nuestras políticas económicas hacia el crecimiento y si el Banco de México tiene como único objetivo preservar el poder adquisitivo, es hora de modernizar sus estatutos. No por nada la FED (Reserva Federal  de Estados Unidos) tiene dentro de sus objetivos la generación de empleo, lo que implícitamente es crecimiento económico.

Resultados en tiempo real Tipo de cambio como instrumento de desarrollo y crecimiento
A FAVOR
58.82%
EN CONTRA
41.18%

Tipo de cambio realEn los últimos años retomó fuerza el debate sobre el valor de las divisas como  instrumento para fomentar el crecimiento económico, dada la importancia en el equilibrio de la producción e intercambio de bienes y servicios entre los países.

 
Abiertamente China sigue una política de subvaluar su moneda, siendo cuestionada por otros países y organismos mundiales. Otros países aplican medidas alternativas para esterilizar los efectos cambiarios como pueden ser políticas comerciales que selectivamente abren su mercado sin descuidar o dejar a la deriva a sectores productivos nacionales, como  Brasil, o el caso de Chile, que aplica impuestos a los capitales a fin de evitar el ingreso de flujos innecesarios que en el corto plazo pueden distorsionar el mercado cambiario.

Incluso Estados Unidos devalúo su moneda ante divisas fuertes a fin de equilibrar su balanza comercial y fomentar el crecimiento luego de la más reciente crisis económica.
 
Lo cierto es que gran parte de los países siguen una política de libre flotación, donde todos los flujos de divisas (entrada y salida) intervienen en la determinación del tipo de cambio, que no necesariamente son producto de la capacidad productiva de la economía, sino flujos financieros que pudieran distorsionar el mercado cambiario en beneficio o en contra de un país.

Esta política de libre flotación proviene de la escuela monetarista e implementada en muchos países bajo el “Washington Consensus”, quien a la vez postula que se debe mantener un tipo de cambio en un nivel competitivo.
 
México goza de ingresos petroleros que generan divisas, y en los últimos años se incrementaron gracias a un efecto de precios y no de la fortaleza productiva real de la economía. Por otro lado la libre entrada y salida de capitales financieros, que buscan un mejor rendimiento, intervienen en el mercado cambiario y se benefician de políticas monetarias (tasas de interés) cuyo fin no es atraer capitales sino regular la masa monetaria (inflación).
 
Los invitamos a reflexionar y cuestionar si la política cambiaria actual es adecuada tomando en cuenta las particularidades de nuestro país, los resultados obtenidos en las últimas décadas, los ajustes económicos a nivel mundial, producto de la más reciente crisis y la experiencia de otras economías en este tema.

Roy Lavcevic
Moderador

A FAVOR
Adolfo Hellmund
Adolfo Hellmund,
Empresario
EN CONTRA
Abel Hibert
Abel Hibert,
Académico
MODERADOR
Roy Lavcevic
Roy Lavcevic,
Economista
© Todos los derechos reservados 2008 ANEI - Diseñado por Netzcom