ANEI

		
		
ANEI - Asociación Nacional de Empresarios Independientes
volver al sitio Web
 
Funcionamiento
Debates pasados
Inicio Próximos debates Colaboradores
Tipo de cambio como instrumento de desarrollo y crecimiento
Declaración de cierre - en contra
Abel Hibert
Abel Hibert escribió:
No existe ninguna evidencia empírica en ningún país del mundo que nos diga que mantener una paridad subvaluada, permita una ventaja competitiva permanente.
06/04/2011

Hay un dicho que dice si algo esta funcionando, porque buscar arreglarlo. Esto aplica al debate actual del tipo de cambio. Desde el momento que se le dio independencia al Banco Central en 1994 y se adoptó el régimen de tipo de cambio flexible desde abril de 1995, la política monetaria se ha centrado en su objetivo fundamental y constitucional que es la estabilidad de los precios, no el buscar sostener una determinada cotización cambiaria. La experiencia de las crisis cambiarias hasta diciembre de 1994, nos muestra que ha sido muy costoso en términos de desarrollo y crecimiento económico buscar sostener artificialmente al tipo de cambio. La adopción del régimen de tipo de cambio flexible ha permitido que la economía mexicana haya podido absorber una gran cantidad de choques externos, producto de crisis cambiarias y financieras alrededor de todo el mundo, sin que estas se hayan traducido en una seria amenaza a nuestros sistemas de pagos y al sector financiero, como había sucedido cuando teníamos algún esquema de tipo de cambio fijo.

Dentro de este regimen de libre flotación, el banco central ha contado con los instrumentos necesarios cuando súbiatmente se presentan o una entrada o una salida de divisas en la economía. Cuando se presenta una oferta importante de divisas, el Banco Central ha aprovechado para mejorar la posición de reservas internacionales, que le ha permitido mejorar el riesgo país, mantener el grado de inversión de la deuda pública, y mejorar las condiciones de las colocaciones de deuda privada mexicana, y tener la posibilidad de enfrentar reversiones de capital. Se comenta que el banco central no ha hecho nada para evitar la apreciación de la moneda. El incremento en la reserva internacional, en donde hasta el 25 de marzo del 2011 se han acumulado 5,754 millones de dólares, han permitido una apreciación adicional al tipo de cambio. ¿Por qué el banco central no acumula más reservas internacionales? Por que también tiene un costo, medido entre el diferencial del rendimiento que esas reservas le producen al banco central en el extranjero, y el costo de la deuda que se tiene que emitir para evitar que estos recursos tengan efectos monetarios en la economía. Cuando sucedió la reversión de capitales a finales del 2008 y principios del 2009, el banco central intervino en el mercado cambiario para darle una salida ordenada a estos recursos, proporcionando liquidez al mercado cambiario, a través de un esquema predeterminado y transparente.

El contar con un tipo de cambio flexible no elimina la volatilidd de corto plazo de choques externos, pero si nos permite aplicar las herramientas necesarias para regresar al equilibrio original.

Como conclusión final, no hay que confundir que el tipo de cambio es un instrumento de política económica, no un objetivo de política económica y que no existe ninguna evidencia empírica en ningún país del mundo que nos diga que mantener una paridad subvaluada, permita una ventaja competitiva permanente.

Resultados en tiempo real Tipo de cambio como instrumento de desarrollo y crecimiento
A FAVOR
58.82%
EN CONTRA
41.18%

Tipo de cambio realEn los últimos años retomó fuerza el debate sobre el valor de las divisas como  instrumento para fomentar el crecimiento económico, dada la importancia en el equilibrio de la producción e intercambio de bienes y servicios entre los países.

 
Abiertamente China sigue una política de subvaluar su moneda, siendo cuestionada por otros países y organismos mundiales. Otros países aplican medidas alternativas para esterilizar los efectos cambiarios como pueden ser políticas comerciales que selectivamente abren su mercado sin descuidar o dejar a la deriva a sectores productivos nacionales, como  Brasil, o el caso de Chile, que aplica impuestos a los capitales a fin de evitar el ingreso de flujos innecesarios que en el corto plazo pueden distorsionar el mercado cambiario.

Incluso Estados Unidos devalúo su moneda ante divisas fuertes a fin de equilibrar su balanza comercial y fomentar el crecimiento luego de la más reciente crisis económica.
 
Lo cierto es que gran parte de los países siguen una política de libre flotación, donde todos los flujos de divisas (entrada y salida) intervienen en la determinación del tipo de cambio, que no necesariamente son producto de la capacidad productiva de la economía, sino flujos financieros que pudieran distorsionar el mercado cambiario en beneficio o en contra de un país.

Esta política de libre flotación proviene de la escuela monetarista e implementada en muchos países bajo el “Washington Consensus”, quien a la vez postula que se debe mantener un tipo de cambio en un nivel competitivo.
 
México goza de ingresos petroleros que generan divisas, y en los últimos años se incrementaron gracias a un efecto de precios y no de la fortaleza productiva real de la economía. Por otro lado la libre entrada y salida de capitales financieros, que buscan un mejor rendimiento, intervienen en el mercado cambiario y se benefician de políticas monetarias (tasas de interés) cuyo fin no es atraer capitales sino regular la masa monetaria (inflación).
 
Los invitamos a reflexionar y cuestionar si la política cambiaria actual es adecuada tomando en cuenta las particularidades de nuestro país, los resultados obtenidos en las últimas décadas, los ajustes económicos a nivel mundial, producto de la más reciente crisis y la experiencia de otras economías en este tema.

Roy Lavcevic
Moderador

A FAVOR
Adolfo Hellmund
Adolfo Hellmund,
Empresario
EN CONTRA
Abel Hibert
Abel Hibert,
Académico
MODERADOR
Roy Lavcevic
Roy Lavcevic,
Economista
© Todos los derechos reservados 2008 ANEI - Diseñado por Netzcom